¿Reeducación Psicopedagógica o Refuerzo escolar?

Ante las dificultades de rendimiento académico de nuestros hijos podemos optar por diferentes alternativas que van desde el refuerzo escolar, la matriculación en una academia de estudio o la reeducación psicopedagógica. Cualquiera puede ser beneficiosa y válida para conseguir mejorar los resultados académicos, la clave está en realizar una buena elección en función de cada caso. Para ello es necesario considerar los motivos del bajo desempeño escolar y tener claro el ámbito competencial de cada una de estas opciones. En esta entrada pretendo establecer una clara diferenciación entre el refuerzo escolar y la reeducación psicopedagógica que ayude en la toma de decisiones de una u otra opción.

14118718629_47e570b012_o

Imagen obtenida de Flickr, propiedad de Manuel

La reeducación psicopedagógica se define como una intervención psicoeducativa específica orientada a alumnos, ya sea de infantil, primaria o secundaria, que muestren alguna dificultad concreta de aprendizaje vinculada a la presencia de algún trastorno específico como la dislexia, la discalculia, el TDAH,  el TEL (Trastorno Específico del Lenguaje), el TANV (Trastorno de Aprendizaje No Verbal), TEA (Trastornos del Espectro Autista), etc. Aunque también es útil y beneficiosa para aquellos niños o jóvenes que desean potenciar su rendimiento (en ausencia de dificultades específicas de aprendizaje u otros problemas emocionales), así como para alumnos con altas capacidades.

La reeducación, a diferencia del refuerzo escolar, no se centra única y exclusivamente en el desempeño académico, sino que también interviene en los factores emocionales y conductuales. Fomenta una mejora de la la autonomía, autoestima, de la percepción de autoeficacia, de la motivación y de aquellos comportamientos y hábitos que facilitan una adecuada rutina de estudio o trabajo. A su vez, promueve la disminución o eliminación de aquellas conductas que interfieren o dificultan el desempeño.

Habitualmente es llevada a cabo por profesionales de la psicología, pedagogía o por psicopedagogos que cuentan con formación específica en los diferentes trastornos infantiles y de aprendizaje, siendo conocedores de sus peculiaridades y de las diferentes estrategias de intervención. El refuerzo escolar puede ser realizado por maestros o profesores, que han recibido formación pedagógica, y también por personas con formación específica en un ámbito de conocimiento concreto (matemáticos, físicos, filólogos, etc.) o estudiantes, que no tienen porqué tenerla.

La reeducación psicopedagógica estimula diferentes habilidades cognitivas (atención, memoria, percepción, orientación temporal y visoespacial, lenguaje, razonamiento, metacognición, planificación, flexibilidad cognitiva, etc.). Se basa en fomentar la generación y generalización de estrategias y en el desarrollo de recursos propios, a partir de sus potencialidades, que permitan compensar y mejorar las áreas donde el rendimiento es deficitario o mejorable. Conllevará una mejora del rendimiento académico a medio-largo plazo. El refuerzo escolar, en cambio, se centra en el repaso de los contenidos escolares y el refuerzo de áreas de conocimiento específicas.

A diferencia del refuerzo escolar que establece como objetivo la mejora de las calificaciones escolares, la reeducación establece sus objetivos terapéuticos basándose en el perfil neuropsicológico del niño o joven. También es muy importante tener cuenta sus propias expectativas, así como las demandas de los padres. Por ello antes de iniciar la intervención es fundamental realizar una evaluación completa que llevará a cabo un neuropsicólogo, psicólogo clínico o general sanitario. Es posible y muy recomendable medir la efectividad de la intervención psicopedagógica con una frecuencia anual, mediante una reevaluación. Los resultados, además, permitirán reorientar los objetivos, las estrategias y ayudarán a establecer una valoración objetiva antes de plantear el proceso de alta terapéutica.

En el caso de la reeducación, la intervención incluye el asesoramiento a padres. El objetivo consiste en mejorar la concienciación de las dificultades específicas y el reconocimiento de los comportamientos asociados a un determinado problema específico, así como el asesoramiento sobre las estrategias y técnicas de manejo de determinados comportamientos implicados en el rendimiento escolar. También engloba la comunicación y asesoramiento al colegio/tutor para realizar un trabajo coordinado y fomentar un conocimiento más profundo del perfil concreto del alumno y de las adaptaciones o recursos que pueden mejorar su desempeño.  Por último, también implica la comunicación y el trabajo coordinado con otros profesionales que atiendan al niño o joven como el psiquiatra, logopeda, profesor de refuerzo, etc.

Como queda reflejado, la reeducación engloba muchos aspectos que quedan fuera del refuerzo escolar y esto también establece un aspecto diferencial con respecto al precio. El precio medio de una sesión de reeducación de 45 a 60 minutos oscila entre los 25-45€, el rango de variabilidad se explica en función de si se realiza en un centro de psicología o a nivel domiciliario, la experiencia y formación del profesional, etc. Afortunadamente existen ayudas (aunque lamentablemente cada vez con requisitos más restrictivos) para alumnos con dificultades específicas de soporte educativo. Se convocan anualmente por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para ayudar a que los niños y jóvenes de familias con menos recursos, puedan optar a este tipo de intervención. En el caso de Cataluña los requisitos se pueden consultar aquí.

La efectividad de la reeducación psicopedagógica se basa en la evidencia empírica y forma parte del tratamiento multimodal recomendado en la intervención del TDAH.


A modo de resumen, si lo que queremos es mejorar o potenciar el rendimiento en un área de conocimiento específica y hay instaurados unos buenos hábitos y un correcto nivel de motivación por los aprendizajes, es recomendable iniciar refuerzo escolar. Si, por el contrario, queremos potenciar las bases de los procesos de enseñanza y aprendizaje o diversificarlas, si existen dificultades concretas que interfieran en un correcto desempeño, un bajo rendimiento escolar o si se pretende optimizar las estrategias y hábitos de estudio, es recomendable realizar reeducación psicopedagógica.

Anuncios

Acerca de Silvia Cabrera

Psicóloga de orientación cognitivo-conductual abierta a herramientas terapéuticas de otras corrientes de la psicología con el objetivo de conseguir una intervención centrada en la persona y adaptada a sus necesidades concretas. Formación y experiencia porfesional específica en: - Psicología Infantojuvenil - Terapia Sexual y de Pareja - Psicogeriatría
Esta entrada fue publicada en Psicología Infantojuvenil y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Reeducación Psicopedagógica o Refuerzo escolar?

  1. Qué claridad en las definiciones. Muchísimas gracias por el nivel del artículo.

    Le gusta a 1 persona

  2. julia dijo:

    Gracias por su pagina me ayudara bastante les deseo muchas bendiciones

    Me gusta

  3. Paqui Ruiz dijo:

    ¿Cuales serían las tareas concretas en un niño en un programa específico de altas capacidades?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s